Archivos

Siempre que voy encuentro

Yo no entiendo a la gente. Sábado 10 pm, como siempre atendiendo uno tras a otro a los clientes del Hilthon, pero claro sábado 10 pm, hay estadio lleno. Es como un Perú-Chile de segunda ronda de las eliminatorias, no entra un alma más y la gente está entusiasmada y aunque la historia venza a los números ahí seguimos, con fe. ¿tienes habitación? No señor, está todo lleno. ¿las de jacuzzi? No señor – hago como que reviso las llaves y muevo papeles – no el sistema dice que está lleno. ¿qué cuánto tiempo? Déjeme que voy y toco y pregunto cuarto por cuarto – claro que lo pienso y no lo digo – no sabría decirle caballero.

Para esto que la dama acompañante no sabe dónde meterse, espera sentadita, multiplicándose por cero en el silloncito de cuero junto a la palmera de plástico. Un par de preguntas con la misma respuesta, no caballero, todo lleno. Y claro siempre un regaño me cae a mi, como si tuviera la culpa del alboroto hormonal de los sábados o la poca previsión del señor. Pero Luchito no pierde el profesionalismo y les paso la tarjeta del hotel, “Hotel Hilthon” “para usted y su pareja servicio, calidad, buen trato y discreción” con el número de teléfono al que sólo parecen llamar vendedores o números equivocados.

Para la próxima llame señor, acá se lo atiende. “Hotel Hilthon buenos noches, aquí recepción” yo le tomo la reserva caballero. Sí, sí, tenemos habitación, sí sí, hay con jacuzzi, aja, aja, circuito cerrado correcto, no sabría decirle qué canal en específico, no, no reservamos cochera pero hay guachimán del frente, sí, sí, ¿su nombre? Ajá, como el jugador de fútbol, correcto, señor por favor, tolerancia 2 horas, más no puedo. Gracias, sí, sí, de todas maneras se la guardo.

Pero llamadas así son pocas. Porque así somos lo peruanos, ahí vamos improvisando un poco, jugando con nuestra suerte. Sí hay, siempre que voy encuentro. Claro que si estás con un plan que sale de la nada, no te vas a desaparecer media hora en el baño llamando a todos los telos que se te ocurran y eso que si te contestan y un poco te la juegas. Pero si es con la firme, ya pues, no le hagas pasar mal rato, prepara algo, aunque sea media hora antes una llamadita donde Luchito y acá se te prepara todo.

En fin, acá llega otro y este que cuadro la 4×4 en el estacionamiento de 2×2, otra vez a repetir el discurso del está todo ocupado, que no señor, que está lleno. ¿Usted es fanático de la selección? ¿por qué? No, por nada.

10